Azpeitia Azpeitiako Orrialdea
La Página de Azpeitia

Datos sobre Azpeitia, población, historia, Superficie, fotografías, etc.

Datos básicos de Azpeitia:

  • AZPEITIA Nombre en euskera
  • AZPEITIA Nombre en español
  • 14.500 h. Población
  • 69,39 km2 Superficie
  • Urola-Costa Comarca
  • Gipuzkoa - Guipúzcoa Provincia
  • 20730 Código Postal

 

200.000 Imágenes de pueblos y ciudades

FOTO ARCHIVO LASO
ENTRA A CONOCERLO Y DISFRUTA

 

Fotografías de Azpeitia realizadas por Laso

Azpeitiako Argazkiak

 

azpeitia

 

Azpeitia en 1918

Vista de Azpeitia tomada en 1918
Autor: Indalecio Ojanguren

MONUMENTOS PRINCIPALES

  • SANTUARIO DE LOYOLA – LOIOLA-Incluye la Casa-Torre natal de San Ignacio
  • PARROQUIA DE SAN SEBASTIÁN DE SOREASU –De estilo Gótico Vasco
  • CASA EMPARAN, Datada en el 1.320
  • PALACIO ANCHIETA, edificado en el siglo XVI
  • BASOZABAL (ETXE ZAR)
  • ERMITA DE LA MAGDALENA

PERSONALIDADES DESTACADAS

  • SAN IGNACIO DE LOYOLA - Santo católico. Fundador de la Compañía de Jesús
  • JUAN DE ANCHIETA – Músico
  • JUAN DE ANCHETA - Escultor
  • MARTÍN GARCÍA OÑEZ DE LOYOLA - Gobernador de Chile
  • IGNACIO IBERO – Arquitecto
  • FRANCISCO JOSÉ DE EMPARAN – Gobernador de Canarias
  • IGNACIO ARTECHE ELEJALDE – Médico e Historiador
  • DIEGO GARCÍA – Atleta
  • XABIER AZKARGORTA – Entrenador de fútbol

MUSEOS

  • MUSEO VASCO DEL FERROCARRIL

FIESTAS

  • 31 DE JULIO, FIESTAS PATRONALES EN HONOR A SAN IGNACIO
  • 20 DE ENERO, DÍA DE SAN SEBASTIÁN
  • CARNAVALES: TXIKITEO ELEGANTE
  • 21 DE DICIEMBRE SANTO TOMÁS

DEPORTES

  • CLUB DEPORTIVO LAGUN ONAK- Fundado en 1944. Su equipo de fútbol juega en Tercera División. El estadio es Garmendipe, con capacidad para unas 2.500 personas.

OTROS DATOS DE AZPEITIA

  • Fuera del casco urbano de Azpeitia, se encuentran los barrios de Loyola, Urrestilla, Oñatz, Aratzerreka, Nuarbe Matximbenta y Lasao.
  • El río Urola atraviesa la localidad
  • La localidad se encuentra rodeada de montañas, entre ellas destacan las de Ernio, Izarraitz, Murumendi, Samiño y Urraki.

 

ARTÍCULO PUBLICADO EN LA REVISTA "MUNDO GRÁFICO" DEL 1 DE OCTUBRE DE 1930.

SENDEROS DE ILUSIÓN
La sombra de Iñigo de Loyola en su pueblo natal

La sombra venerable de San Ignacio de Loyola se cierne como un arco iris de paz sobre el accidentado territorio de la provincia de Guipúzcoa. Tierra de noblezas y de tradiciones que permanece al margen del incesante devenir del tiempo, aun contando entre sus descendientes varones tan ilustres como Legazpi, Elcano, Oquendo, Urdaneta y Zumalacárregui, por la santidad que su figura irradia, considera al fundador de la Compañía de Jesús como a su hijo predilecto.

La imagen, el nombre, la sombra, la huella del apuesto capitán que fue herido en Pamplona cuando defendía aquel castillo del asedio de los franceses, nos sale al paso en San Sebastián, Pasajes, Irún, Fuenterrabía, en cuantos lugares vascos visitamos. Por eso, ¿qué de extraño tiene que en Azpeitia, su pueblo natal, su figura y su obra no nos dejen de la mano desde el instante mismo en que ponemos 1os pies en la sosegada y pintoresca villa?...

El pueblo todo está lleno de recuerdos del santo. Azpeitia es como un Lourdes sin enfermos, como un Toledo sin murallas, como un Jerusalén castellano, como una Roma humilde y diminuta en que la Ciudad del Vaticano lo fuese todo. Se respiran aquí, como en ningún otro punto del a Península, aires de santidad. Las calles ostentan nombres de santos; en las puertas de las moradas se fijaron diminutas cruces de madera; sobre el ancho portalón de todas las casas hay un bajorrelieve de cemento o de alabastro que representa al Corazón de Jesús, teniendo por fondo el escudo de la nación y en tomo a la imagen el consabido lema: «Reinaré en España». En él pueblo natal de Iñigo de Loyola no hay ruidos, no hay alborotos, ni pendencias, ni crímenes. Sin teatros, sin cafés, los oficios religiosos constituyen el principal motivo de distracción de las gentes. Hasta este lugar de ensueño y de meditación no ha llegado todavía el «agarrao», que se considera—¿quién lo diría?—pecado grave; los domingos, al son del «chistu » y del tamboril, como una visión de égloga que retrotrae nuestro espíritu a los tiempos medievales, bailan mozos y mozas motivos aurreskus, ante el regocijo de los demás vecinos que pasean, en tanto, por los grandiosos soportales de la plaza mayor. Escenario de fratricidas contiendas cuando la guerra carlista, sirvió de albergue al noble general Lizárraga , que era comandante general de Guipúzcoa , y al sanguinario guerrillero Cura Santa Cruz , que tras una vida pintoresca y accidentada, murió hace cuatro años en Pasto (Colombia), en olor de santidad, y de quien se dice que tenia siempre un almacén de fusiles en la caja del órgano de la arciprestal de Azpeitia. Como prueba de la noble ejecutoria de la villa, abundan aquí las mansiones próceres, los nobles caserones que ostentan complicados escudos, los palacios de majestuosa estirpe vasca, entre los que se destaca el llamado «de Emparan», albergue del Pretendiente de rizada barba Carlos VII y, más tarde, del pacificador Alfonso XII, que lo habitó cuantas veces estuvo en estos lugares.

Viniendo de San Sebastián y de Cestona, lo primero que halla el viajero al entrar en el pueblo es una imagen de San Ignacio. Está pintada al óleo con suma maestría y tiene a los pies la relación de indulgencias que un prelado concede a los devotos que recen allí sus oraciones. Un poco más allá, en la misma carretera, está la antigua ermita de la Magdalena. En el atrio, en dos monumentales y artísticos azulejos de Manises, se lee: «Aquí predicaba Ignacio de Loyola a los vecinos de Azpeitia». «Aquí enseñaba a los niños la Doctrina cristiana». Un poco más lejos está la arciprestal.

La arciprestal de Azpeitia es grandiosa, monumental, como más de la mitad de las catedrales españolas. La torre es una gigantesca aguja gótica, aunque de menor altura, semejante a las torres gemelas de la Catedral de Burgos. El atrio severo y elegante es obra de Ventura Rodríguez. En el interior se conserva y es objeto de pública veneración la pila donde fue bautizado San Ignacio. La corona una imagen del santo azpeitiano, que señala un letrero en el que se lee, en vascuence: «Aquí me bautizaron». A un kilómetro escaso de la población, dentro del cinturón de piedra de la gran basílica de Loyola, está la casa solariega de los Recalde, donde nació Iñigo. El camino que separa e Loyola de Azpeitia es una amplia avenida que tiene a derecha e izquierda, en edificios suntuosos como palacios de emperadores, recostados en el monte y en una situación admirable, los conventos de religiosas Esclavas de Jesús y María y de Damas Catequistas frente al recién inaugurado Hotel Izarra, de típica arquitectura, que en mitad del campo, entre Loyola y Azpeitia, soberbiamente situado, es admiración de propios y extraños.

Tras el convento de Damas Catequistas está el santuario visigótico de Nuestra Señora de Olaz, y enfrente, allá abajo, en el espolón que va de la Basílica al pueblo, un sencillo monumento de piedras preciosas, en el que se lee: «Aquí rezaba San Ignacio de Loyola a Nuestra Señora de Olaz, que está enfrente, una Salve». Entre este punto y el lugar en donde se alza el Colegio de la Compañía, otra lápida conmemorativa nos trae a la memoria, una vez más, el recuerdo del ilustre fundador. Es en el frontis principal de una típica casa de labor vasca, de las que Guridi inmortalizó con su inspiración portentosa, que alza sus reales orilla del camino. Dice así , en castellano y en vasco: «Caserío de Eguíbar. En él se crió de niño San Ignacio de Loyola.». Salimos a la carretera que va de San Sebastián a Zumárraga, amplia, asfaltada como el mejor paseo de la más cuidada capital. Y en el cruce que forma en el puente mismo, sobre el río Urola, teniendo por fondo la verde umbría del monte gigantesco y la gran Basílica donde nació el santo, sobre un pedestal de piedra, Iñigo de Loyola está allí, vigilante, perenne, en una magnífica estatua de mármol blanco, la cabeza descubierta, envuelto en los complicados pliegues de su manteo, como una enseña de piedad, como una cruz de término.

JOSÉ RICO DE ESTASEN
Azpeitia. Estío, 1930

 

azpeitia

 

azpeitia

Instituciones-Erakundeak

Azpeitiako Udala-Ayuntamiento
Santuario de Loyola

Hágase patrocinador
de LA PÁGINA DE AZPEITIA

 

azpeitia

Publicidad


Hágase patrocinador de
LA PÁGINA DE AZPEITIA

Hágase patrocinador de
LA PÁGINA DE AZPEITIA

Hágase patrocinador de
LA PÁGINA DE AZPEITIA

Hágase patrocinador de
LA PÁGINA DE AZPEITIA

Ver También


azpeitia
azpeitia

Fotografías de Azpeitia realizadas por LASONET

Utilidades